Diario El Litoral /// el rincón de la lij

El genio freak

Andrea Ferrari (Buenos Aires, 1961) nos continúa sorprendiendo con la saga detectivesca en la que Sherlock y Watson juegan papeles relevantes para llevar adelante una investigación delictiva que ni los mejores investigadores lograr concretar.

“No me digas Bond” (Alfaguara, 2013) es una novela juvenil que aunque pertenece a dicha saga- se puede leer en forma independiente, ya que los sucesos transcurren en forma natural entre dos amigos que intentan aclarar un hecho, en los que se ven involucrados fuertemente, pero que al final gracias a su pericia y buen olfato logran esclarecer.

Con los tics propios de las películas y las series de espionaje, pero sin contaminar la estética de un formato discursivo muy logrado entre los suspensos y los diálogos entre los actores, las víctimas y los supuestos victimarios, nos introducimos en un escenario sorprendente plagado de intrigas, donde todo está lleno de sospechas, a tal punto que los propios finados terminan siendo dudosos en términos del propio ‘Bond’ que así logra esclarecer un hecho que ya daban por cerrado.

Imágenes y recursos sensoriales impactantes permiten dar cuenta del avance de las acciones que le imprimen al texto una dinámica especial, complementado con las ilustraciones de Carlus Rodríguez, en una propuesta juvenil acertada.

La pesquisa que realizan estos amigos, la fuerte impronta de Bond -un genio freak, medio neurótico y antisocial-, el registro de las huellas por el robo de un cuadro, el peregrinaje, las asociaciones, las sugerencias, la lectura entre líneas, las inferencias, presuponen un lector cómplice o por lo menos, la interacción con el receptor, lo que hace mucho más atractiva la propuesta.

Es una novela muy amena e interesante, ideal para debatir.

Escrito por María Luisa Miretti

Fuente original