Ojo Avizor | Fundación Cuatrogatos

Los chimpancés miran a los ojos

Ema ha dejado las clases y no quiere saber nada del mundo. Sus padres se han mudado de La Plata a Buenos Aires intentando provocar un cambio en su hija, quien deberá acostumbrarse no solo a la urbe, sino también “al departamento, las noches sin sueño, el dolor en el brazo, la nueva vida”. Tan negada a comunicarse está Ema, que tampoco quiere conversar con Marisa, su psicóloga. Intentando hallar un camino que reconcilie a la joven con el mundo que la rodea, su mamá le propone que se incorpore a un programa especial del zoológico para “adolescentes con situaciones”. Sorpresivamente, Ema accede y allí conocerá a Nina, una chimpancé con la que establecerá un vínculo entrañable. Ese es el punto de partida de una historia emotiva y de gran riqueza sicológica, que deja a cargo del lector la tarea de rellenar importantes espacios de la ficción.

Los chimpancés miran a los ojos es una novela concebida con inteligencia y sensibilidad. Logra eso tan difícil para cualquier narrador: captar la atención del lector desde el inicio y mantenerlo interesado en la historia tanto por el desarrollo de la trama como por los personajes. La creación de una voz narrativa en primera persona, auténtica y convincente, es uno de los principales aciertos de esta obra. Pero también lo son la precisión del relato, la intensidad sicológica de cada situación y la manera dosificada en que se van presentando los conflictos.

Con esta novela, la argentina Andrea Ferrari vuelve a mostrar su garra narrativa, que la coloca en la primera línea de los escritores de literatura infantil y juvenil de su país. La creación de una voz narrativa convincente en primera persona es una de los principales aciertos de esta novela.

Sobrias y sugestivas ilustraciones y viñetas en blanco y negro de Sebastián Santana apoyan este estupendo texto sobre los efectos de la violencia juvenil y los sutiles lazos que unen a animales y seres humanos.

SERGIO ANDRICAÍN

Fuente original