Periódico Ideal, España

La creación literaria se convierte en «metáfora del progreso de la provincia»

01.12.07 - ANTONIO ORDÓÑEZ

NUEVA EDICIÓN. Los galardonados y las autoridades posan en una foto de familia, anoche en la Casería de Las Palmeras. /E. M.

«El hecho literario en sí mismo es «una de las manifestaciones culturales que más huella ha dejado en el carácter humano y que más ha contribuido al progreso de la civilización». Esas palabras del vicepresidente primero de CajaGranada sirven como ejemplo de todo lo que rodeó a una nueva velada con el hecho creativo en torno a los Premios Literarios Jaén que organiza cada año la entidad financiera. Unos premios que reunieron ayer en la Casería de las Palmeras a representantes de la sociedad, la economía y la empresa, la política, la cultura jienense alrededor de la celebración por las obras merecedoras de la vigésimo tercera edición.

Y si el hecho literario ha sido tan importante para la humanidad y la civilización, los tres trabajos merecedores de los premios de este años son muestra de ello. El ímpetu y el esfuerzo de la juventud; la mirada tranquila y objetiva que traslada los sentimientos más íntimos; junto al exilio, el ostracismo más cruel tanto personal como interno, son las temáticas que se esconden en los libros de los tres premiados que han pasado a engrosar la nómina de este prestigioso certamen literario.

Era la gran noche de un certamen con trayectoria y reconocimiento, como atestiguan las 738 obras, 270 novelas, 454 de poesía, y 114 de infantil y juvenil que se presentaron este año. El Premio de Novela lo recogía ayer el periodista, escritor y guionista Roberto Brodsky, de origen chileno, con la obra 'Bosque quemado'. Una obra que según el jurado destacó por su excelencia estilística y su altísima calidad narrativa. La novela describe la metáfora del exilio chileno, así como una indagación en la devastación de la memoria de un país, dramatizada a través de la difícil relación entre el narrador y su padre. En esta modalidad, el jurado tuvo que valorar las 270 obras presentadas, de entre los cuales se seleccionaron previamente 4 trabajos finalistas. El escritor, tras recibir el galardón de manos del vicepresidente de CajaGranada, Manuel Martín Rodríguez, agradeció el honor recibido con este reconocimiento y destacó lo importante para él de recibir un premio desde Andalucía, teniendo en cuenta que su novela, que habla del exilio, y que su propio exilio junto a su padre le llevaron por distintos países, entre ellos España, y que en un viaje a Madrid recorrió muchos de los pueblos que conforman Andalucía.

En lo que respecta al premio de Poesía, está edición lleva el nombre de Tomás Hernández Molina, un filólogo nacido en Alcalá la Real y residente en la costa granadina que pasa a la historia de los Premios Literarios Jaén por ser el primer jienense -tal y como está concebido en la actualidad el premio- que se alza con el galardón en una de sus máximas categorías, en este caso en la de Poesía, tal y como está concebido ahora en premio.

El jurado valoró de 'Última línea' la gran madurez expresiva, así como el lenguaje bello y esencial, en una obra en la que el olvido es un constante hilo conductor. La alcaldesa de la ciudad, Carmen Peñalver, entregó el premio al poeta jienense, que a continuación se deshizo en agradecimientos: a la Obra Social de CajaGranada, por su compromiso con la literatura y concretamente con la poesía; «al jurado, por su magnanimidad, porque sólo de esa manera se puede entregar a un premio a una obra, entre otras tantas que seguro que también podrían haber merecido el premio»; a Jesús Munárriz, editor de este libro y que «lleva más de 40 años apostando por la poesía». Continuó refiriéndose a su familia, y concretamente a su mujer Almudena, «por la que he vuelto a escribir», y entre todos sus amigos, destacó también al poeta Cesar Simón, en su opinión uno de los grandes del siglo XX y que no ha tenido el reconocimiento merecido.

En la modalidad de Narrativa Infantil y Juvenil, vino a recoger el premio desde Argentina, por 'El camino de Sherlock', la periodista y escritora Andrea Ferrari, merecedora de esta categoría por una novela de trama policiaca, salpicada de humor, narrada a través de la voz de un chico de 14 años, superdotado y apasionado de las novelas de Sherlock Holmes que decide investigar una cadena de crímenes que se están produciendo en Buenos Aires.

A esta categoría concurrieron un total de 114 trabajos, de los que quedaron 6 finalistas. Ferrari, que recibió el premio de manos del presidente de la Diputación Provincial, Felipe López, agradeció el hecho de que CajaGranada y esta tierra se acordaran de la narrativa infantil y juvenil en este certamen, «cuando muchas veces es considerada como la hermana pequeña de la Literatura con mayúsculas, como la Cenicienta». «Muchas gracias -continuó- porque el príncipe visita a la princesa cuando se convoca un premio como este».

Todos coincidieron en que estos premios son el mejor ejemplo del importante compromiso de CajaGranada con la provincia y destacaron que es el mejor ejemplo del progreso de la provincia y la capital, no sólo en la cultura, sino en el resto de manifestaciones.

Los protagonistas

Finalmente, cerró el acto el vicepresidente primero de CajaGranada, Manuel Martín Rodríguez, que manifestó que estos premios son un acontecimiento literario del que la entidad financiera y su obra social se sienten muy orgullosos. Con respecto a la gran velada que año tras año se celebra en la capital, el responsable de la entidad destacó que en ella se reúnen varios protagonistas.

Por un lado, ese «hecho literario en sí mismo» y que se manifiesta «en un premio que se ha consolidado en España llevando el nombre de la provincia y que es también símbolo de ese vínculo que nos une con esta tierra». Otros protagonistas son, según Martín Rodríguez, evidentemente, los ganadores de esta edición, a los que hizo la invitación de «llevar siempre en el corazón el nombre de la tierra que lleva el premio que reciben». Como tercer actor señaló a la propia ciudad que acoge estos premios, «que ha sabido impulsar el desarrollo económico, alentar el progreso y conservar sus señas de identidad». Finalmente, resaltó como cuarto protagonista al responsable de la conferencia que abrió anoche este gran evento literario, José Calvo Poyato.

Fuente original